El milpiés gigante africano es la especie de miriápodo más grande que existe en el mundo y se está ganando poco a poco un hueco entre los amantes de los terrarios ya que es un animal fácil de mantener, dócil y muy llamativo debido a su tamaño, pueden alcanzar hasta los 30cm de longitud en su estado adulto, siendo normalmente las hembras mayores que los machos. En cada uno de sus segmentos, que son las secciones en las que se divide su cuerpo, aparecerán dos pares de patas, llegando un ejemplar adulto a presentar unos 200 pares de patas.

Milpiés gigante africano principal 3

Estos animales de hábitos más bien nocturnos provienen de los bosques tropicales de África donde viven en el sustrato, entre la hojarasca y también en troncos de árboles caídos en descomposición. Se alimentan principalmente de materia vegetal, como las propias hojas que se van degradando sobre la tierra húmeda, la madera descompuesta y distintos vegetales y frutos maduros que puedan caer al suelo, pero en ocasiones también ingieren los restos de insectos u otros animales muertos, que les aportan proteínas y calcio. El crecimiento de estos milpiés es muy lento y eso les otorga una esperanza de vida bastante larga, llegando a vivir de 5 a 8 años.

Alimentación

Conseguir que estos miriápodos lleven una alimentación correcta y variada en cautividad es algo bastante sencillo. Simplemente tendremos que ofrecerles verduras y frutas bastante maduras, suelen aceptar de buen grado el pepino, las zanahorias, los calabacines o las patatas y también el plátano, las manzanas, los melocotones y otras muchas frutas. Podemos ofrecérselas colocando frutas y verduras troceadas sobre un recipiente plano al que ellos podrán acudir en busca del alimento. Para ayudarles a formar correctamente su exoesqueleto podemos espolvorear polvos de calcio al menos una vez en semana y para aportar proteínas a su dieta podremos darles de manera eventual pienso para perro o gato.

Milpiés gigante africano comiendo

Es importante que tengamos en cuenta que al colocar en el terrario frutas y verduras maduras pueden llegar a descomponerse totalmente y a generar moho si no retiramos los restos sobrantes tras cada comida.

Condiciones ambientales del terrario

Para mantener a esta especie necesitaremos terrarios amplios, por lo que las medidas mínimas serían de 60x40x40cm (largo, ancho, alto). Debemos tener en cuenta que durante la noche estarán bastante activos, deambularán por todo el terrario y si les ofrecemos ramas o relieves en el fondo por los que trepar desde luego que los aprovecharán. Normalmente se suele utilizar como sustrato la fibra de coco o el mantillo, siempre y cuando no contenga fertilizantes que podrían resultar dañinos para nuestro milpiés si los ingiriera, y sobre esa capa base podemos colocar musgos y hojas de roble, que además a medida que se vayan degradando servirán también como alimento para el milpiés. Es importante generar refugios o pequeñas cuevas, para lo cual es muy útil el corcho, con lo que conseguiremos que nuestros milpiés tengan un lugar en el que guarecerse y sentirse seguros durante el día. También es bueno colocar un recipiente plano con poca profundidad para llenarlo de agua para que puedan hidratarse y humedecer su exoesqueleto antes de las mudas.

Milpiés gigante africano terrario 2

Los parámetros adecuados para mantener esta especie son en cuanto a la temperatura unos 25-26ºC durante el día con una bajada de 3-4ºC en la noche y unos niveles de humedad bastante elevados, en torno al 80-85% para garantizar una correcta muda del exoesqueleto. Las plantas y los musgos nos ayudarán a mantener dicha humedad además de realizar varias pulverizaciones al día, para lo cual lo más cómodo es instalar un sistema de lluvia. La iluminación no es importante para estos animales al ser nocturnos, así que nos limitaremos a la potencia mínima necesaria para mantener las plantas que pudiéramos tener en el interior del terrario.

Reproducción

La reproducción de los milpiés es un proceso bastante sencillo y fácil de conseguir en cautividad, siempre y cuando mantengamos unos parámetros correctos para que los animales estén sanos y cómodos en su entorno. Lo primero que debemos hacer es asegurarnos de que tenemos una pareja real para lo cual nos fijaremos en el séptimo segmento de los milpiés, en caso de que sea un macho observaremos que dicho segmento carece de patas y en su lugar aparecen los gonopodios, que son el aparato reproductor masculino, mientras que en caso de aparecer patas en dicho segmento se trataría de una hembra. Una vez tengamos una pareja solo tendremos que ubicarlos en el mismo terrario y esperar.

Milpiés gigante africano macho-gonopodios

El cortejo comenzará con unos leves toques que el macho realizará sobre el cuerpo de la hembra con sus antenas, en caso de que la hembra no se encuentre receptiva se enroscará rápidamente adoptando su postura de defensa, pero si está receptiva permanecerá estirada dejando que el macho se acerque a ella y coloque sus gonopodios sobre su aparato reproductor, situada en el tercer segmento para transferir su esperma. Una vez realizada la cópula la hembra buscará un lugar adecuado en el terrario donde realizar su puesta que permanecerá vigilada por la madre hasta la eclosión de los huevos 2 o 3 semanas más tarde. Las diminutas crías irán superando los distintos estados larvarios alimentándose igual que los adultos y añadiendo segmentos a su cuerpo hasta conseguir llegar a forma adulta tras 1 o 2 años.

Milpiés gigante africano crías

Imágenes tomadas de:

animals-nn.ru; capecodroaches via imgrum.net; saturnusphilosophorum.com; arachnoboards.com; jonathansjungleroadshow.co.uk